cazuelas de barro

Si acabas de adquirir una cazuela de barro es muy importante que no empieces a darle uso sin antes llevar a cabo un proceso de curación. Este ritual se realiza ya que los poros del barro están abiertos, por lo que al ponerlos en contacto con el calor la olla a cazuela podría agrietarse e, incluso, llegar a explotar.

Existen diversos métodos para curar las cazuelas y se debe tener en cuenta, también, el tipo de barro del que están hechas.

  1. Sumerge tu cazuela de barro nueva dentro de un recipiente lleno de agua. Esto ayudará a que los poros del barro se cierren y absorban una cantidad menor de agua durante tus guisos.
  2. Deja que la cazuela repose entre 6 u 8 horas sumergida. Recuerda: toda la cazuela debe quedar totalmente cubierta por el agua, incluso la tapa.
  3. Durante este proceso, debes observar cómo se van formando burbujas en la cazuela, lo cual significará que los poros ya se están llenando de agua y, por ende, se empiezan a cerrar.
  4. Pasado el tiempo requerido, retira la cazuela de barro del agua y sécala mediante papel de cocina o un paño seco.
  5. Para acabar de cerrar bien los poros, frota el culo de la cazuela – por la parte exterior – con un diente de ajo. No te preocupes, el sabor del ajo no quedará impregnado en la cazuela ni alterará tus guisos. Recuerda que debes hacerlo solo por la parte exterior.
  6. Por último, deja que la cazuela de barro se seque completamente al aire antes de darle uso. Piensa que si empiezas a guisar inmediatamente empezará a salir humo de la cazuela, pues el agua de los poros se evaporará.
Compartir este artículo!

Acerca del Autor: adminbazar

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.